La marca Noval

Pablo Ordiales del 96

Va a hacer 10 años que sufrí un aparatoso accidente de coche. En aquella época jugaba en el Naranco de Oviedo. Después de las primeras pruebas médicas y el inicio de la rehabilitación (que me llevó casi 8 meses) mis primeros temores se cumplían, los tres médicos a los que visité me hablaban de la imposibilidad de volver a jugar. Desde el primer día hubo una persona que en cada momento se interesó por mi estado, se preocupó de como iba a ser mi rehabilitación y al contarle casi con lágrimas en los ojos las explicaciones dadas por los facultativos, simplemente sonrió y me dijo: “yo me encargo de que tu espalda se recupere, si luego no puedes jugar mala suerte pero vamos a hacer lo imposible”.

Me llevó a ver a Javi Hevia (un fenómeno) que durante tantos años y de manera altruista nos trató como si fuéramos familia y ese si que se rió a carcajadas… “en un año estás jugando…” y vaya si jugué, tuve la oportunidad de irme fuera a jugar y vivir nuevas experiencias. Cada vez que venía a Gijón veía a Noval que me preguntaba que tal todo y como iba mi espalda.

Estando fuera siempre defendí lo que yo denominaba MARCA CODEMA, esa forma de ser, de luchar, de defender lo nuestro y un saber estar tanto dentro como fuera de las pistas.

Lamentablemente y después de los hechos acaecidos me doy cuenta que esa MARCA de la que tan orgulloso me sentía no era Codema, era la MARCA NOVAL. Jamás podré devolverle todo lo que me enseñó, me aguantó y se preocupó tanto de mí como del resto de compañeros.

Captura de pantalla 2014-08-22 a la(s) 13.59.43

Compártelo en tu red social:
  •  
  •  
  •  
  •