Primer día de Curso

Una alumna agradecida

Hemos recibido este artículo de una chica que se identifica como alumna del colegio pero que por miedo a represalias prefiere mantenerse en el anonimato, lo publicamos.

“Primer día de curso, minutos antes de las 8 de la mañana:

Llego al colegio y veo las caras de algunos de mis compañeros. Muchos de ellos, con ojeras por la falta de costumbre a despertarse pronto para ir al colegio, o a cualquier otro sitio, pero sobretodo, nerviosos y a la expectativa de una etapa que para nosotros comenzaba ese mismo día, Bachiller.

Los comentarios acerca del tema se sucedían pero había dos asignaturas que se llevaban la palma en cuanto a hablar de ellas se refiere y como no, eran las asignaturas difíciles, matemáticas y física y química. En la primera tendríamos a Cristina, una profesora que ya conocíamos todos del año anterior, muy tranquila y agradable, pero en la segunda asignatura, buff… en esa ya teníamos más miedo, ¡nos daba Noval! Algunos, ya habían tenido la suerte de tenerlo como profesor en tercero de la ESO, otros no.

Todo el mundo decía lo mismo de él y de sus exámenes: “Es un gran profesor, explica las cosas muy bien, pero hay que tener cuidado en los exámenes, son muy difíciles.” Tal vez, esa fama de que sus exámenes son muy difíciles se la haya creado él mismo porque tal y como dijo en la primera clase del curso de fyq: (una clase que creo que no olvidaré jamás, por cierto) “Yo para los exámenes soy un cabrón”.

Se preguntarán si eso es cierto y la respuesta está muy clara, no lo es. Ni en los exámenes, ni en clase, ni en ningún otro aspecto. Más bien al contrario.

En cada clase, uno de nosotros corregía los ejercicios mientras él se sentaba al final de la clase y “abría la academia” para todos aquellos que tuvieran alguna duda particular, porque, no hubieran sabido hacer algún ejercicio o no hubieran entendido algo. ¿Alguna vez han visto a un profesor preocuparse por cada uno de sus alumnos de manera individual? Porque yo, sólo a él.

Y ahora, ¿qué pasará? ¿Quién se preocupará de los alumnos como él? ¿Quién escuchará nuestros problemas tanto escolares como personales y los intentará solucionar? ¿Quién explicará las cosas como él? ¿Quién será nuestro apoyo? Bueno, déjenme contestar esto a mí: NADIE.

Ah, y por cierto, gracias Noval, porque siendo un “cabrón”, te convertiste en el mejor profesor que he tenido.”

Captura de pantalla 2014-08-22 a la(s) 13.59.43

Compártelo en tu red social:
  •  
  •  
  •  
  •