Padres de una alumna afectada

Somos los padres de una alumna que cursó sus estudios en el Corazón de Maria de Gijón, acabando 2º de Bachillerato recientemente en el colegio donde le impartió clases José Ramón Noval durante todo el Bachiller.

El pasado 31 de julio nos sorprende la entrevista del P. Simón Cortina Hevia en el diario El Comercio en el que anuncia que han despedido a un profesor del centro por “actitudes impropias con alumnos”. Pero la verdad es que nos sorprende aún más cuando nos enteramos que el profesor era Noval. Nos sorprende pues conocemos al profesor y para nada nos podíamos creer en casa lo que se estaba diciendo de él en la calle y en plataformas digitales a raíz de las declaraciones del director.

Teníamos claro que la mala fe de algunas personas hace que por envidias o por el afán de pasar un buen rato, se digan, insinúen e inventen “actitudes impropias” donde no las hay, y que éstas se propaguen como el aire, desgraciadamente nada nuevo. El tema se torna cuanto menos oscuro cuando algún profesor y la propia dirección del centro les dan, o quieren darle, credibilidad sin consultar previamente con los supuestos afectados.

Se preguntarán en qué nos basamos para hacer tal afirmación. Pues bien, hace unos días nos llega el rumor de que nuestra hija aparecía en la carta de despido y era una de las “afectadas”.

No sé si os podéis imaginar la sensación que recorre el cuerpo de unos padres el simple hecho de oír algo así. Durante la posterior conversación con nuestra hija nos queda claro que, ni ha habido nada extraño en la actitud de Noval hacia ella, ni nadie del colegio se había puesto en contacto con ella para contrastar esos supuestos hechos ni por supuesto con nosotros.

Los sentimientos de preocupación y miedo se convierten en indignación a medida que el paso de las horas nos permitía tomar consciencia de la gravedad del tema.

Por supuesto que el siguiente paso era la visita obligada al colegio para intentar aclarar la situación. Se solicita una reunión con el P.Simon Cortina Hevia, la cual nos dan cita para semana posterior. Nos recibe en su despacho el P. Simón Cortina Hevia que aun sabiendo que tema íbamos a tratar, nos comunica que tiene que llamar a alguien de la junta directiva para hablar….se presenta en despacho el director de secundaria del centro. Durante la reunión se nos confirma que nuestra hija se encuentra citada en la carta de despido pero se niegan a darnos más explicaciones de ningún tipo, dando por concluida la reunión.

Comprenderán nuestro cabreo e indignación ante las formas con las que nuestra familia ha sido tratada en este caso. Implicando a nuestra hija en este tema sin ni siquiera hablar con ella; después el no comunicarnos a los padres tales acontecimientos, no olvidemos que en esos momentos (durante el curso) era menor de edad, y por supuesto el hecho de no darnos las explicaciones oportunas en la visita de la semana pasada.

Después de todo esto hemos decidido pedir por escrito al Director del colegio las explicaciones que hasta ahora nos han sido negadas y por supuesto emprenderemos las acciones legales que estimemos oportunas para aclarar este tema.

Aprovechamos la oportunidad para manifestar nuestro apoyo públicamente al profesor afectado. Nos consta que ha sido uno de los mejores profesores que ha tenido nuestra hija, ayudándola y tutorándola en todo momento y como dice el manifiesto de apoyo de este blog “de manera apropiada, congruente y honesta siempre dando lo mejor de si mismo”. Sí, y dando mucho más de lo que se espera de un profesor.

Noval, en nuestro nombre y en el de nuestra hija, GRACIAS.

P.D. Esperamos que se entienda que no demos los nombres públicamente por la tranquilidad de nuestra hija pero, como es obvio, el centro y el profesor conocen por supuesto nuestra identidad.

Compártelo en tu red social:
  •  
  •  
  •  
  •