Carta abierta a José Ramón Noval

Dolores Geijo – Compañera de trabajo

Queridísimo Jose, aunque para mí siempre serás Noval. Sabes que siempre estaré a vuestro lado, en los buenos y malos momentos. Mi carta es para darte las gracias por los rayos de luz que aportasteis a mi vida tanto tú como tu maravillosa esposa. Sobre todo gracias por dejarme compartir a vuestro hijo, súper Pablo. No sé qué pasará el día del juicio, confío que se haga justicia y que vuelva a ver esa maravillosa sonrisa iluminando tu cara. Siempre has estado al lado de todo aquel que te necesitaba, cuantas veces quedé con Sandra para acompañarla en la espera, pues tú estabas dando apoyo a cualquier alumno que lo necesitara, recuerdo que pocos días antes de que te dieran la fatídica carta, me pediste si podía quedarme con tu hijo para poder atender a un alumno que tenía un examen importante y tenía unas dudas. Yo encantada y el alumno más. Qué te puedo decir que tú no sepas. Mi padre decía: Es de bien nacidos ser agradecidos. Pues reitero GRACIAS MIL.

QUE EL CORAZÓN DE MARÍA TE GUARDE, TE PROTEJA Y TE TENGA SIEMPRE EN SU CORAZÓN COMO TÚ LA TIENES A ELLA.

Compártelo en tu red social:
  •  
  •  
  •  
  •