PORQUE SOY CRISTIANO Y DEMÓCRATA

Joaquín Carreño, antiguo alumno del CODEMA y con mucho orgullo.

Muchos que me conocen, dirán que no soy imparcial en mis apreciaciones, y para los que no me conocen diré que Noval, es para mi mucho más que un amigo, es un hermano.

Con él compartí, durante 16 años, creo que una de las épocas más laureadas del balonmano del Codema.

Durante esos años, nos pasamos prácticamente la vida en el colegio. Jornadas semanales de 6 horas entrenando equipo tras equipo, sábados de 12 horas dirigiendo, viendo a equipos rivales, autorizando futuros entrenadores….

Posteriormente motivos laborales y familiares hicieron que nuestro contacto no fuese tan cercano, pero nuestra relación seguía siendo fluida, consultando dudas recíprocamente y ayudándonos en todo lo que podíamos.

Por eso, os podéis imaginar la sorpresa que me llevo, cuando un amigo común, me llama para darme la noticia: “Tu amigo Noval ha sido despedido del colegio, no te puedo precisar más porque todo son rumores.”

Con esta noticia, me asaltan las dudas, ¿qué hago?, ¿llamo a Noval? o ¿no lo llamo y espero a enterarme de lo que ocurrió?  Como me imaginé que estaría hecho polvo, me decido por la segunda opción, para saber qué decir y telefoneo a uno de sus amigos de confianza y compañero del colegio, que me confirma lo del despido por diversos motivos que no me precisa y me aconseja le llame en unos días, pues esta muy afectado.

No pasan tres días y sale publicada la entrevista al director del centro en el periódico, indicando que el motivo del despido es una “conducta inapropiada” con los alumnos. No doy crédito a lo que leo, el director del colegio al que una persona le ha dedicado 30 años de su vida, y que pertenece a su comunidad educativa (como les gusta presentarse) durante 41 años, tiene la frialdad de comunicar un despido en la prensa, de esta persona por conducta inapropiada.  Habrían reflexionado lo que estas palabras pueden suponer hoy en día, prefiero pensar que NO, pues si lo hicieron con todo conocimiento de lo que suponía, desde luego lograron un objetivo, DESTRUIR LA VIDA DE UNA PERSONA.

De todos es sabido como la rumorología, en una ciudad-pueblo como Gijón donde todos nos conocemos, se disparó.

Afortunadamente Noval, no está solo, y rápidamente se organizó un grupo de antiguos alumnos, jugadores y amigos con un único objetivo, LIMPIAR EL HONOR DE NOVAL Y CONSEGUIR EXPLICACIONES CLARAS DEL CENTRO.

Cual es mi decepción, al ver que el colegio, del que yo me siento parte y que en todos los lugares digo con orgullo es el referente de mi educación, adopta una postura defensiva, oscurantista, totalmente del pasado. En resumen, una postura que me decepciona totalmente, pero que no va alejar de mi el cariño que tengo por el CODEMA, por los Claretianos y por profesores que me formaron y que también formaron a Noval.

De Noval, qué puedo decir que no se haya dicho ya. Su ÚNICO DELITO, ¡¡¡¡UNA DEDICACIÓN EN CUERPO Y ALMA POR SUS ALUMNOS Y JUGADORES!!!!, mucho más allá de lo habitual en estos tiempos. Ejemplos podría dar muchos, pero eso ha quedado suficientemente reflejado en otros artículos de este blog de apoyo.

Yo solamente quiero hacer unas de reflexiones:

-¿Por qué si según dice el colegio, esto venía de años atrás, no se tomaron medidas antes?

-¿Por qué si su conducta era inapropiada, se le dieron tutorías?

-¿Por qué, si sus conductas eran dudosas, le dieron la coordinación de todo el deporte colegial?

-¿Por qué no se comunicaron a los padres afectados los motivos del despido?

 Para terminar pedir perdón por los errores que pueda haber en la redacción de este escrito, errores atribuibles a la emoción e ira que siento por el daño que se ha hecho a una persona, que yo, y hasta que se demuestre lo contrario, considero de una conducta irreprochable.

Para cuando se celebre el juicio por su despido, cualquier persona le desearía suerte, yo no se la deseo, pues la suerte solo es necesaria si uno es culpable de algo. Yo como CRISTIANO Y DEMÓCRATA SOLO PIDO JUSTICIA DIVINA Y CIVIL, con la certeza de que esa justicia caerá del lado de mi amigo.

Lo dicho MONCHIN, que se haga JUSTICIA.

PD: Pase lo que pase, seguiré diciendo con orgullo que me educaron los CLARETIANOS, pues el espíritu del CODEMA no está reflejado en los sucesos actuales, sino en todo lo que aporto en sus más de 75 años de historia. No nos olvidemos que las personas pasan, pero el espíritu permanece.

Compártelo en tu red social:
  •  
  •  
  •  
  •